martes, junio 21, 2005

TROPIEZOS

Ayer tropecé conmigo
Y vi lo que hay dentro de mí,
Fui a los adentros de
mi esencia, mi espíritu, mi naturaleza,
Y esto fue lo que vi.
Descubrí el hueco que hay en mí,
Ese vacío que no me deja vivir,
Que me corroe el alma,
Que me hace febril…
Descubrí esa coraza que me protege de los males ajenos
pero que no lo hace de mis males internos.
Descubrí que he matado mi esencia,
que he guardado mi espíritu,
que dejado de ser yo
para convertirme en una burbuja impenetrable,
que vivo para esconderme, para protegerme,
para resguardarme…
Hoy volví a tropezar conmigo
Y vi lo que hay dentro de mí,
Fui a los adentros de
mi esencia, mi espíritu, mi naturaleza,
Y esto fue lo que vi.
Descubrí que no solo soy coraza,
Que mi esencia se puede rescatar,
que mis adentros se mueren por amar,
que en mi todavía hay mucho por dar.
Descubrí que no es tarde para empezar,
que es tiempo para cambiar.
Descubrí que puedo salir
para abrirme a la libertad.


por Adriana Bathory

Te soñé...

Sabes… anoche no pude dormir al igual que otras tantas, y es que tu recuerdo sigue latiendo dentro de mí, aún puedo sentir tu cuerpo mojado sobre el mío, aún vibro recordándote dentro de mí. Te soñé, te sentí, te viví… reviví aquellos instantes en que nos entregábamos el uno al otro, en que nuestros cuerpos se unían para dar vida al deseo y al placer. Vi tus manos arrancando la ropa que cubría mi cuerpo, las sentí recorriendo mi espalda, mi cuello, mis senos… Tus brazos, qué rico fue sentirlos alrededor de mi cuerpo tomándome con fuerza, como cada una de las veces en que nos hundíamos en la lujuria. Ayyy!!! Tu boca… la sentí rozando con la mía, bajando lentamente por mi cuello y mis senos hasta estacionarse entre mis piernas… me hiciste vibrar, estremecerme por dentro, ya quería tenerte adentro, pero tú decidiste hacerme esperar, jugueteaste con mi cuerpo, tu lengua me recorría en círculos cada espacio mientras tus dedos se apoderaban de mi hueco inferior. Nuestras respiraciones se hacían cada vez más profundas, más agitadas y respondían a un mismo compás, hacíamos música con nuestros jadeos. Yo seguí anhelando que tu miembro entrara en mi cuerpo y creo que tú te diste cuenta de mis ansias locas por que me atravesaras porque me cambiaste de posición, me tomaste fuerte y fue entonces cuando te sentí, cuando mi respiración agitada se convirtió en gemido, cuando mi cuerpo temblaba por el hervor que sentía dentro. Entraste despacio, parecía que tenías miedo de lastimarme; me apretaste con más fuerza y fue entonces cuando aumentaste la velocidad… tu fuerza se reflejaba cada vez que te sentía entrar y salir, nuestros gemidos iban al unísono, nuestros cuerpos llevaban una perfecta sincronía y mientras… Yo gozaba sintiendo tu cuerpo, tu sudor mezclado con el mío, nuestro perfume casi terminaba de fabricarse… y así fue, sentí cómo nuestros cuerpos se agitaron involuntariamente, sentí tus vibraciones unidas a las mías, y fue en ese preciso momento cuando alcanzamos el cielo, cuando nuestros órganos alcanzaron el clímax y nuestros cuerpos quedaron bañados de nuestra fragancia. Tú te saliste y nos dejamos caer en la cama, me abrazaste fuerte, así como muchas veces lo hiciste, así permanecimos varios minutos y después… desapareciste. Esa noche desperté desnuda y con mis manos entre las piernas…
por Adriana Toribio

domingo, abril 17, 2005

tiempo

El tiempo ke tengas libre dedicamelo a mí...
arturo

viernes, abril 15, 2005

NO ES QUE MUERA DE AMOR

No es que muera de amor... , de Poemas sueltos
" Muero de ti, amor, de amor de ti,
de urgencia mía de mi piel de ti,
de mi alma de ti y de mi boca
y del insoportable que yo soy sin ti.
Muero de ti y de mí, muero de ambos,
de nosotros, de ese,
desgarrado, partido,
me muero, te muero, lo morimos.
Morimos en mi cuarto en que estoy solo,
en mi cama en que faltas,
en la calle donde mi brazo va vacío,
en el cine y los parques, los tranvías,
los lugares donde mi hombro acostumbra tu cabeza
y mi mano tu mano
y todo yo te sé como yo mismo.
Morimos en el sitio que le he prestado al aire
para que estés fuera de mí,
y en el lugar en que el aire se acaba
cuando te echo mi piel encima
y nos conocemos en nosotros, separados del mundo,
dichosa, penetrada, y cierto, interminable.
Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos
entre los dos, ahora, separados,
del uno al otro, diariamente,
cayéndonos en múltiples estatuas,
en gestos que no vemos,
en nuestras manos que nos necesitan.
Nos morimos, amor, muero en tu vientre
que no muerdo ni beso,
en tus muslos dulcísimos y vivos,
en tu carne sin fin, muero de máscaras,
de triángulos obscuros e incesantes.
Muero de mi cuerpo y de tu cuerpo,
de nuestra muerte, amor, muero, morimos.
En el pozo de amor a todas horas,
Inconsolable, a gritos,
dentro de mí, quiero decir, te llamo,
te llaman los que nacen, los que vienen
de atrás, de ti, los que a ti llegan.
Nos morimos, amor, y nada hacemos
sino morirnos más, hora tras hora,
y escribirnos y hablarnos y morirnos. "


Jaime Sabines

jueves, abril 14, 2005

capricho...

Capricho….
Sí,
Eso es…
Orgullo?
Probablemente.
Eso es,
Porque amor no puede ser.
Me ganaste la tirada,
Y ahora eso es lo que no me deja en paz,
Lo que no me deja olvidar.
¿cómo pudiste ser tu el que puso fin a todo?
Esa debí haber sido yo,
Debí cansarme primero, odiarte primero,
Olvidarte primero, asquearme primero.
Tiraste primero tus cartas
Y tu juego te salió bien,
Yo tiré después
Y me tocó perder.
Ahora solo vivo para lamentarme,
Para querer olvidarte,
Para querer odiarte,
Para solo llorarte.


A.T.G

miércoles, abril 13, 2005

Aunke seas solo sexo

Sabes…
No hay noche en que no te desee,
En que tu cuerpo perfecto y desnudo
No se estacione en mi cabeza.

Todo tú me incitas a la locura… al placer…
Y es que tus formas tan detalladas,
Y tan exquisitas
Qué otra cosa pueden hacer.

Tan solo el murmullo de tu nombre
Y el recuerdo de tu cuerpo
Hacen que mis interiores y mis exteriores
Vibren… se exciten… te deseen…

Me encantas, me vuelves loca, me excitas.
Me incitas a tantas cosas,
Al vicio de tu cuerpo,
Al desenfreno, al sexo…

Toda yo te deseo y mis ganas te anhelan.
Aunque sea solo sexo,
Lo que me pidas por eso

Yo te entrego.

viernes, abril 08, 2005

NADA MAS QUE RENIEGOS

Qué maldita existencia la que estoy viviendo
¿Acaso estoy pagando algo vano de mi otra vida?
¿O es que mi destino es existir amargamente?

¿A quién diablos se le ocurrió ésta vida para mí?
¿Quién planeó este maldito destino para mí?
¿Quién pensó que vivir así era lo que yo quería?

En fin…
Quien haya sido ese arquitecto de mi cruel destino
Ya no importa…
A estas alturas ya me es natural
tener el corazón arrugado por tanto mal.

lunes, abril 04, 2005

VICEVERSA

Tengo miedo de verte,
necesidad de verte,
esperanza de verte,
desazones de verte.

Tengo ganas de hallarte,
preocupación de hallarte,
certidumbre de hallarte,
pobres dudas de hallarte.

Tengo urgencia de oírte,
alegría de oírte,
buena suerte de oírte,
y temores de oírte.

O sea resumiendo,
estoy jodido y radiante,
quizá más lo primero
que lo segundo
y también viceversa.

Mario Benedetti